MERECEDORES DE AMOR Y CUIDADOS

Video Caption: RADAR POSITIVO: rescate de animalitos
Video Duration: 00:41

La pandemia afectó de manera directa a miles de animales. Por desconocimiento y temor, varias personas optaron por abandonarlos. Pero corazones nobles, fundaciones y organismos de diferentes localidades se encargan de rescatarlos y se han establecido nuevos mecanismos para la adopción responsable de mascotas.

Ahora, los procesos más rápidos para adoptar tardan 24 horas. Cuando la persona está decidida y cuenta con los recursos para hacerlo, el trámite fluye sin contratiempos.

Valeria Ron, representante de la Fundación Lucky Bienestar Animal, asegura que cuando alguien quiere hacer una obra social ni siquiera pide fotografías, simplemente se lleva al animalito que lo necesita.

Image

Perritos abandonados son alimentados

Por otro lado, Urbanimal inició la campaña “Adoptar es amar de verdad”, la cual promueve esta acción como una obra de caridad y responsabilidad, al otorgar a los animales una vida digna. La iniciativa se desarrolló de forma digital, de la mano de especialistas que ayudan en el cuidado de perros y gatos en época de pandemia.
Un ejemplo de este acto generoso es Gonzalo Ushiña. Él arrienda una casa para acoger a cerca de 60 perros, 200 tórtolas y 20 gatos. Es jubilado y su pensión la invierte en ellos, a veces no le alcanza, pero confía en la ayuda de personas de buen corazón. Dice que la mejor recompensa es el cariño que le brindan los animalitos.
Image

Teléfono para ayudar a don Gonzalo: 098 714 9393

Jennifer Noboa del Colectivo Savica de Cayambe cuenta que los procesos para adoptar animales son más rigurosos. Para poder obtener una mascota, se debe contar con el espacio físico, una condición económica estable, pruebas psicológicas, etc. Todo esto para evitar nuevos abandonos y garantizar el buen trato.

Los animalitos dan amor sin condición, están con nosotros en los días más grises. En sus corazones no hay maldad, por lo que muchos los llaman “ángeles de cuatro patas”. Merecen ser felices y hogares responsables que los quieran y cuiden.