GRACIAS Y SONRISAS SON EL INCENTIVO DE LOS MÉDICOS

Video Caption: RADAR POSITIVO: incentivo para los médicos
Video Duration: 04:16

Ansiedad, insomnio y preocupación forman parte de la cotidianidad de los médicos, quienes a diario se enfrentan a la COVID-19. Y aunque son varias las batallas ganadas, hay peleas que se pierden y otras muchas que se siguen combatiendo.

Este sentimiento lo comparte Leonora Benavides, médico del Hospital del Día del IESS de Sangolquí: “la pandemia trajo un sinnúmero de cambios, entre ellos mi horario de trabajo. Antes trabajaba 8 horas diarias, ahora trabajo 24 horas cada quinto día. Esos días son muy agotadores, incluso he sentido que son interminables. Siento pánico ante un posible contagio e impotencia ante la muerte que destroza mi psique y mi corazón. Me pregunto hasta cuándo durará esta lucha y si sobreviviremos. Día a día también me lleno de esperanza al recibir una sonrisa agradecida de las personas que pude ayudar y me recuerda el porqué estoy aquí y porqué decidí ser médico. Siempre voy a ayudar a mis pacientes. Mi primer pensamiento todos los días es no rendirme ante este enemigo silencioso y luchar contra él con todo el amor de nuestra profesión. De mis pacientes pienso que son unos guerreros, son sobrevivientes. El amor de mi familia es lo que me mantiene de pie, mi esposo siempre me despide con un beso cariñoso y me pide que me cuide mucho. Mi recomendación para la ciudadanía es que no bajen la guardia, que se laven las manos, el uso correcto de la mascarilla y el distanciamiento social”.

Image

Testimonios de médicos durante la pandemia

Otro de los galenos que ha cambiado su rutina para seguir cumpliendo con su vocación es el doctor Fabricio Morales del Hospital Carlos Andrade Marín, quien nos cuenta: “antes hacía cirugía digestiva, cirugía robótica, pero ahora estamos involucrados en un problema que afectó a todo el mundo, la pandemia por COVID-19. Esto nos ha cambiado el día a día, ha hecho que nuestra vida de un vuelco completo. Ahora me dedico a ver a los pacientes covid y me vi obligado a dejar mis actividades quirúrgicas. Tuvimos que poner una pausa a las cirugías programas, emergentes, cirugías de cáncer, debido a que esto sobrepasa nuestras expectativas como médicos. Nos afecta mentalmente ver pacientes que ingresan y ya no salen. La satisfacción o recompensa es cuando uno ve recuperarse satisfactoriamente a los pacientes y se les da de alta. Lo único que les digo a todas las personas, es que no asistan a lugares públicos, que usen bien la mascarilla y que se desinfecten las manos”.

Estos son tan solo dos de los miles de testimonios del personal de salud en medio de la pandemia en el país y el mundo. El incentivo para todos ellos es nuestra eterna gratitud y que luchemos por la vida, que sigamos sonriendo pese a la adversidad y que nos cuidemos mucho y bien.