ES POSIBLE ACABAR CON LA PANDEMIA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Video Caption: Acabar con la violencia de género
Video Duration: 02:26

La violencia de género es la primera causa de muerte de las mujeres en Sudamérica, superando incluso al cáncer. De enero a noviembre de este año han ocurrido 101 femicidios en Ecuador, la mayor parte de los asesinos son parejas o exparejas de las víctimas. El coronavirus ha agudizado este problema social y ha sacado a la luz otra pandemia de estos tiempos: la violencia contra la mujer. Estos alarmantes datos fueron revelados durante la presentación del “Protocolo de prevención, intervención y acompañamiento integral frente a casos de violencia basada en género”, de Avon Ecuador, empresa integrante del Grupo Natura&Co.

Los primeros en recibir y unirse a este compromiso fueron el Municipio de Quito, la Fiscalía General del Estado, la Cámara de Comercio de Quito, la Asociación Ecuatoriana de Venta Directa y el Centro para la Promoción y Acción de la Mujer (CEPAM). En un evento transmitido de forma virtual y también presencial, con las debidas medidas de bioseguridad.

Image

Nuestro radar positivo acudió a esta presentación que brinda esperanza para acabar con los diferentes tipos de violencia que afectan a la mujer; para que todas aquellas que han tenido que permanecer en casa, en el hogar, en ese sitio que debería ser el más seguro, pero que se ha convertido en el más peligroso, sepan que están “aisladas pero no solas” tal como manifiesta una de las campañas de la empresa Avon.

Image

A continuación, destacamos algunos de los potentes mensajes de quienes intervinieron. El Gerente General de Avon Ecuador, Juan Posada, conectado virtualmente, destacó la unidad del sector privado en torno a la lucha contra la violencia de género y dijo que el compromiso debe ser “empezar por casa”.

La Segunda Vicealcaldesa de Quito y Presidenta de la Comisión de Igualdad, Género e Inclusión Social del Municipio, Gissela Chalá, mencionó la importancia de desmitificar el amor romántico que todo lo soporta y brindar atención prioritaria a las mujeres de las diferentes etnias que son quienes más sufren agresiones físicas y psicológicas.

Juana Fernández, experta en género de la Fiscalía General del Estado dijo que es vital brindar igualdad de oportunidades en el ámbito legal, recordando la necesidad de denunciar y apoyarse en los entes de justicia para dar fin a este mal.

Carlos Zaldumbide, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Quito, se refirió a los emprendimientos como una herramienta para que las mujeres en situación de riesgo puedan salir adelante.

María Fernanda León, Directora Ejecutiva de la Asociación de Venta Directa, sostuvo la urgencia de que hayan “empresas con alma” que ayuden a las personas que más lo necesitan. Complementando esto, Miriam Garcés, Directora de CEPAM, enfatizó que se trata de un momento histórico en el que son las empresas quienes retoman estas iniciativas de protección.

Finalmente, Bibiana Aído, Representante de ONU Mujeres en Ecuador, dio un esperanzador mensaje de que es posible dar fin a este problema, con voluntad y compromiso. El protocolo presentado es un gesto de ello.

Image

Escuchemos la invitación que nos hacen a denunciar casos de violencia, a salir del círculo de la agresión, a brindar opciones reales para que las víctimas pueden decir basta. Consideramos a la presentación de este protocolo como un hecho positivo, una acción ¡ooh sii! porque nos muestra que hay luz, que empezando por nosotros mismos, y trabajando juntos, podemos conseguir la anhelada vacuna para la terrible pandemia que también nos ataca: la violencia de género.