PRODUCIENDO ÉXITOS MUSICALES Y UNA DULCE TRADICIÓN

Video Caption: Mi otro yo: Carlos Gallegos
Video Duration: 03:14
Carlos Gallegos es un reconocido productor en Ecuador. Músico desde niño, ha participado en varias agrupaciones musicales de diferentes géneros a lo largo de su vida. Desde 1997, de Atuntaqui para el mundo, con 'GCT Audio Corp.' ha producido la mayor parte de los éxitos de artistas ecuatorianos e incluso ha tenido que ver en la creación de novedosos estilos y ritmos que hemos disfrutado.
Hoy conoceremos otra faceta de este artista y motivador de talentos a quien, como a todos, la pandemia transformó pero, una vez más queda demostrado que no todos los cambios son malos.
Consciente de que la crisis mundial ha afectado mucho a los artistas, Carlos no ha dejado de trabajar, se ha adaptado a la nueva normalidad y se ha apoyado en la tecnología. Tiene estudios de grabación en casa, colabora con músicos ubicados en varios puntos del país, permite que puedan crear nuevos temas y acompaña lanzamientos virtuales y en la radio.
Gallegos comparte con nosotros una gran verdad: “la gente está muy pendiente de los productos que lanzan los artistas y si están innovando…”. Está convencido de que solamente quienes sepan reinventarse permanecerán vigentes en el ámbito musical, los demás serán olvidados por el público.
Si bien, parte de su labor se ha detenido, como la producción de espectáculos y lo relacionado con sistemas de audio, este emprendedor no ha parado de trabajar junto a su hijo, quien maneja parte de este negocio. “Mi vida cambió, pero también para bien, porque puedo compartir con la familia”, comenta Carlos Gallegos.
Y, es precisamente, esa última frase la que sustenta su otra forma de salir adelante, produciendo una deliciosa tradición: 'Los Helados de Crema de Atuntaqui'. Con una historia de cerca de 45 años, este negocio prospera en medio de la crisis, manteniendo la receta secreta de la familia de su compañera de vida, renovando productos y presentaciones, innovando pero conservando todo el sabor. Su esposa e hija están a la cabeza de este emprendimiento que crece y tiene proyección, pues esperan pronto abrir franquicias en otras ciudades, en Quito por ejemplo.
Esta familia nos recuerda que siempre es posible adaptarse, reinventarse, tener un plan a, b o c para no quedarse de brazos cruzados. Finalizamos esta historia con una frase que Carlos dijo mientras lo entrevistábamos: “la música jamás morirá porque es la felicidad de la gente”. Nosotros añadimos: y nos brinda más alegría si la acompañamos con un cremoso helado.